Mucho más que colegios, más que “fríos números”

Jornada “Tendencias Metodológicas en la Enseñanza Religiosa”
26 abril, 2016
Unidos por la educación en libertad
1 mayo, 2016
Show all
Los centro Claret y Jesús-María Fuensanta invitan al Conseller de Educación a visitar sus centros en horario escolar

El colegio Claret y el Jesús-María Fuensanta son dos centros del mismo barrio valenciano que pierden unidades para el año próximo. Especializados en la inclusión y con alumnado de muchas nacionalidades, piden al conseller de Educación que los visite para que conozca la realidad social de ambos colegios

Valencia, 27 de abril.

El pasado 18 de abril, Conselleria informaba a los centros Jesús-María Fuensanta y Claret de Valencia de que perdían unidades para el próximo curso. Jesús-María pierde dos unidades en primaria y el Claret tendrá una menos en Infantil y otra quedará suprimida en Primaria. El motivo que esgrime Conselleria es que ambos centros no llegan a la ratio mínima de alumnos. “Cada año nos quitan más y nos están dejando con las puertas cerradas”, indica Antonio Cebrián, director del Claret. Su jefe de estudios, José Manuel Gómez califica de “injusticia social” la medida anunciada por Conselleria y lamenta que con estos colegios se apliquen “los números fríos”.

Sin embargo, ambos centros, que están separados por escasos metros, son los dos únicos que hay en el corazón del barrio de la Fuensanta de Valencia. Tanto uno como otro destacan por su labor como escuela inclusiva y por su forma de trabajar ante un alumnado tan diverso lo que hace complicado poder mantener la ratio habitual que presentan otros centros escolares si se busca dar una enseñanza de calidad. “Entre nuestros alumnos tenemos de 23 nacionalidades diferentes”, apunta Matilde Desantes, directora General del Jesús-María. “Son 150 horas menos, con 6 profesores menos, mismo número de alumnos y para darles la misma calidad de enseñanza con respecto a lo que teníamos hace dos años”, explica Armando Valiente, docente de Secundaria del mismo centro.

Dos claustros de educadores que han recibido la noticia como un jarro de agua fría después de haber sufrido ya recortes durante el año anterior debido al aumento de ratio del presente curso. Lamentan la decisión de Conselleria por considerar que quien gobierna afirma que incluye “políticas sociales” y que, sin embargo es quien les está “sesgando”. “Este barrio solo tiene como referencia estos dos centros, no hay ni siquiera una asociación de vecinos aquí”, explica indignada la directora del Jesús-María Fuensanta mientras que, a su vez, explica que para trabajar en estos centros “se necesita una sobredosis de vocación que se pone a prueba diariamente con profesores que trabajan dentro y fuera de su horario”.

Cómo afectan los recortes en estos centros

Tanto en el Claret como en el Jesús-María recuerdan que la ratio que tienen es “más que suficiente” para poder atender al tipo de alumnado que tienen pues, de lo contrario, no podrían realizar sus apoyos flexibles, desdobles en secundaria, acompañamientos personales, trabajo cooperativo, dar máximos a alumnos de altas capacidades…. En el Claret se verán abocados a juntar a niños de 3, 4 y 5 años en la misma clase con las diferencias madurativas que tienen los pequeños a esa edad. Por otro lado, recuerdan que son centros que integran pero que si uniesen a alumnos de primaria de dos cursos diferentes pueden llegar a encontrarse con 4 alumnos con necesidades educativas especiales permanentes lo que comúnmente se conoce como dictamen de escolarización y esto lo califican de “inviable” con 25 alumnos por clase.

Una amenaza que tiene historia

Tanto el Claret como el Jesús-María fueron dos centros que se crearon tras la riada de 1957 que dejó sin hogar y sin trabajo a muchas familias valencianas que residían en la zona céntrica de la ciudad y que se desplazaron hacia el barrio de la Fuensanta. Hoy, aquellos primeros alumnos que tuvieron son los abuelos de muchos de los niños que estudian en El Claret que cuenta con 180 alumnos o los 348 que lo hacen en el Jesús María. Centros que se nota que son familiares y donde se traspasa la barrera de lo puramente académico.

Sus equipos directivos recuerdan que desde hace más de 2 décadas han estado amenazados con la pérdida de unidades pero que, finalmente, tanto el gobierno del PP como del PSOE reformulaban sus propuestas después de conocer la realidad a la que atienden y la forma de trabajar de ambos centros.

Preguntados por si creen que podría cambiar de opinión Conselleria responden que ellos harán todo lo que esté en su mano. “De momento, vamos a presentar las alegaciones antes del día 29, estamos recogiendo firmas, nuestros profesores no sé lo que harán con los sindicatos…”, responde Cebrián.

Una invitación clara: que nos visite el conseller de Educación

Tanto los docentes del Claret como del Jesús-María inciden en lo mismo: es necesario que el conseller de Educación o su equipo visite los centros y que lo haga en horario escolar para que pueda entrar en las aulas de ambos centros. “Debe conocer la realidad social a la que le quieren cerrar las puertas”, indica José Manuel Gómez mientras que Matilde Desantes considera “que no hay ser humano capaz de dar cerrojazo a esta labor educativa-social”.

De momento, Conselleria no se ha pronunciado al respecto de esta invitación informal pero clara de los equipos directivos del Claret y del Jesús-María Fuensanta, centros que siguen apostando por una educación de calidad y de justicia social.