La injusticia del “arreglo escolar”

Unidos por la educación en libertad
1 mayo, 2016
Jornada In & Out Valencia y Castellón
Jornada In & Out
18 mayo, 2016
Show all

EL COLEGIO PUREZA DEL GRAO TENDRÁ UNA UNIDAD MENOS EN INFANTIL CON UNA RATIO SUPERIOR A LOS MÍNIMOS QUE MARCA LA LEGISLACIÓN

El colegio Pureza de María del Grao, que está situado en el barrio del Cabanyal de Valencia, pierde una unidad en Infantil a pesar de superar la ratio establecida por Conselleria en sus aulas. Su directora apela a la unidad de toda la concertada para hacer frente a esta injusticia.

El colegio Pureza de María del Grao ubicado en el barrio del Cabanyal en Valencia es uno de los afectados por la supresión de unidades en los colegios concertados de la Comunidad Valenciana. El centro, con 1083 alumnos, repartidos entre Infantil, Primaria, Secundaria y Bachillerato sigue siendo uno de los más demandados en su zona. De hecho, tal y como explica su Titular, la hermana Amparo Ferrer “ofrecemos dos clases para los niños de 3 años por falta de espacio físico en el centro que se ven incrementadas a partir de los 4 años que es cuando ya contamos con 3 unidades. Hay muchas familias que intentan año tras año que sus hijos entren cuando no lo han conseguido a los 3 años. Somos muy demandadas”. Por esta razón, desde el Pureza de María no entienden a qué se debe la decisión de Conselleria de eliminar una unidad en esta etapa.

En sus clases de Infantil, hay 25 alumnos por clase a excepción de las aulas de los niños de tercero de infantil en las que tienen 20. “Aquel año hubo un descenso de la natalidad y es por ello por lo que en estas clases contamos con menos niños”, indica Verónica Montalvo, maestra de Infantil del Pureza de María. No obstante, el Pureza de María supera la ratio mínima que establece Conselleria para la etapa de infantil y tienen una media de 21,7 alumnos por aula.

En el colegio, fundado en 1920 en el barrio del Cabanyal, estudian los hijos de familias “trabajadoras”, explica Amparo Ferrer. Hay inmigrantes, gente con escasos recursos… La directora considera que se está “castigando” a la educación concertada religiosa e insiste en la unión de todos los centros concertados para poder hacer frente a las decisiones que está tomando Conselleria. En su opinión, “ algunos colegios públicos del Cabanyal se quedan con vacantes y quiere quitarnos plazas a nosotras que las llenamos para dárselas a los otros”. Una medida que ha sido acogida con mucho desánimo por parte del profesorado y por los padres del centro que consideran que debe primar la libertad de elección de centro por parte de todas las familias, aspecto que aparece recogido en el artículo 27 de la Constitución Española. Por ese motivo, ya han recogido firmas que presentarán en los próximos días en Conselleria.

Un centro que, todavía, no se ha planteado cómo afectará la medida a su profesorado porque esperan la reflexión de Conselleria.