TALENTO CON DESALIENTO Y UN POCO DE ALIENTO
11 Abril, 2017
Reunión con representantes del sindicato UGT
18 Mayo, 2017
Show all

¿Cuántas veces has escuchado eso de “no hago deporte por falta de tiempo”? Lo cierto es que hay múltiples razones que nos pueden excusar de llevar un ritmo de vida saludable y que implica, cómo no, practicar ejercicio o salir a correr que ahora está tan de moda. De hecho, ya es conocido por todos el eslogan de “Valencia, ciudad del running”.

Sin embargo, aunque cada vez son más los que aprovechan la caída del sol para dar zancadas, según el Centro de Investigaciones Sociológicas, únicamente el 33% de la población española hace deporte en su tiempo libre. Por ese motivo, consultando bibliográfica de “runners” nos hemos topado con Correr con cabeza, un interesante libro escrito por dos valencianos, David Llopis y Ramón Llopis. En la publicación nos dan claves psicológicas para afrontar carreras de fondo o participar en una maratón pero también se citan las excusas más habituales para no salir a dar un “garbeo” a modo de zapatilla con cordones y respiración un poco más acelarada.

La reina de las excusas es “No tengo tiempo”. Sin embargo, la falta de tiempo es, en muchos casos, más una percepción que una realidad. De hecho, si priorizamos todo lo que queremos hacer a lo largo de un día y salir a correr está entre nuestras últimas prioridades, evidentemente no lo conseguiremos prácticamente nunca.

La hermana pequeña de esta excusa es la de “No tengo todo el tiempo que me gustaría”. Para combatirla, podríamos plantearnos por qué corremos. Si la pretensión es conseguir una gran marca en una carrera, quizás, podemos bajar nuestros objetivos y, seguro, podremos seguir corriendo. Si, por otro lado, corremos para estar sanos, solo haría falta sacar 30 minutillos durante dos días a la semana para disfrutar de la práctica. ¿ No parece ahora más sencillo?

El cansancio estaría en el bronce de las excusas. Es cierto que después de una jornada laboral estamos cansados pero solemos tener más un cansancio mental que físico. Por tanto, salir a correr y despejarse nos ayudará a desconectar e, incluso, a recuperarnos. Además, la carrera continua nos ayuda a ponernos en forma y a llevar mejor la jornada laboral. Otro aspecto bien diferente será cuando estamos cansados tras muchos entrenamientos seguidos. En ese caso, sí que se recomienda descansar.

¿Y la pereza? También es una aliada para que permanezcamos sin salir a hacer ejercicio. Normalmente, suele aparecer cuando llueve o hace más frío del habitual o las temperaturas han subido de repente… En estos casos, lo más inteligente es intentar quedar con algún amigo. Suele pasar que si mi fuerza de voluntad no es suficiente, otra persona me puede contagiar la suya propia.
Para otras personas, el problema va dirigido a que no encuentran el lugar adecuado para entrenar. Pero, ¡esto no pasa en el running! Pantalón, camiseta y unas zapatillas de correr. Más cómodo, ¡ imposible!

Por último y no menos importante está el desconocimiento que tienen algunas personas sobre cómo empezar a correr y sobre cómo entrenar. Últimamente, se habla de que empezarán a solicitar reconocimientos médicos para participar en carreras populares y sí recomendamos desde nuestra humilde opinión que os hagáis un chequeo si vais a destinar parte de vuestro tiempo a la afición del “running”. Cuesta poco que nos digan que estamos sanos porque, de esa forma, nos evitamos bastantes problemas que pueden ir surgiendo.

Pero… para estos últimos… ¡tenemos la solución! Desde la Fundación Escuela Viva hemos organizado unos pequeños entrenamientos para que no tengas ningún excusa posible para participar el 6 de mayo en Corre contra la leucemia infantil, un evento solidario de 5 kilómetros para los adultos y carreras infantiles para los niños.

¡No faltes! Ah, y por supuesto: no hay excusa que valga.