El Reto de la Enseñanza para el Desarrollo de la Creatividad

La escuela católica reivindica su papel en la sociedad
12 abril, 2014
Show all

Hoy en día, el sistema de educación, tal y como lo conocemos, se ha visto varias veces puesto en tela de juicio. El hecho de ir a un colegio, sentarse en un pupitre y escuchar durante horas las clases de los maestros, regidas por el mismo patrón desde hace muchísimos años, empieza a considerarse un sistema represor. Si, por ejemplo, un alumno no es hábil con las matemáticas, queda tildado de mal estudiante, y esto es algo que lo afectará por el resto de su vida de estudiante. Pero ¿acaso ser “malo” en un área en particular tiene que implicar ser un “mal estudiante”? Muchos de estos niños se sienten “castrados” estando en un aula de clases donde se recibe una educación tan cartesiana como la que conservan todavía muchas instituciones. En otras palabras, la imaginación de estos niños no tiene mucha cabida en este tipo de sistema educativo.

Un buen sistema educativo trabaja con el potencial de cada niño

Sin embargo, las capacidades cognitivas de los niños tienen múltiples facetas. A modo de ejemplo, póngalo frente a una tableta y, si le da suficiente tiempo, tratará de jugar hasta en un sitio como www.eurokingcasino.es, lo cual no podría hacer por razones obvias. Es el sistema arcaico lo que está mal concebido y que necesita urgentemente una reforma. La renovación de los métodos pedagógicos debe ir a la par del desarrollo de las ciencias de la educación. Desarrollar el potencial que tiene cada niño, dejar que descubra en qué es verdaderamente bueno, dejarlo ir a su propio ritmo (aunque guiado por un profesional), dejar que su inventiva y su imaginación lo lleve lejos, observarlo, ayudarlo… esas son las bases de las propuestas educativas alternativas al sistema tradicional. Diversos métodos alternativos han sido planteados a lo largo de los años que proponen nuevos métodos de enseñanza, entre ellos podemos mencionar al tan conocido Montessori, pero también a Kumon, Doman, Waldorf, entre otros.

Siempre se requiere la guía de un profesional

En muchos colegios este tipo de sistemas llevan décadas puestos en práctica en mayor o menos medida. La idea es dejar que los niños (cuanto más pequeños, mejor) sean más autónomos en sus actividades. Claro, niños al fin necesitan ser guiados por un profesional competente, pero un profesional que lo ayude a descubrirse y a darle las herramientas que necesita. “El niño, guiado por un maestro interior, trabaja infatigablemente con alegría para construir al hombre. Nosotros, educadores, solo podemos ayudar… Así daremos testimonio del nacimiento del hombre nuevo.” María Montessori.